Display a printer-friendly version of this page.Display a PDF version of this page.

Nuestros Clubes de Lectura

Con esta edad los niños ya son grandes lectores. Se trata de consolidar el hábito a la lectura, hacer crecer su nivel cultural y desarrollar su pensamiento crítico.

¡Cuánto camino recorrido! Hemos experimentado aspectos muy diversos de la lectura y conocido numerosos géneros literarios (poesía, teatro, cuento, novela, cómic, novela gráfica…).

En esta etapa el niño sabe leer y entona sin dificultad. La comprensión y la asimilación de la información se sostienen ya sobre unos pilares sólidos. Se trata de continuar fomentando el amor a la lectura, hacer crecer su nivel cultural y desarrollar su pensamiento crítico.

En esta etapa el niño sabe leer y entona sin dificultad. La comprensión y la asimilación de la información se sostienen ya sobre unos pilares sólidos. Se trata de continuar fomentando el amor a la lectura, hacer crecer su nivel cultural y desarrollar su pensamiento crítico.

En las edades que comprende este club los niños ya saben leer. Reconocen todas las letras y tienen cierta fluidez en la lectura. Se abandona la etapa del álbum ilustrado como “único” medio de acceso a la literatura y se comienza a leer historias enmarcadas en el formato del libro tradicional.

Los libros no muerden y, además, ¡no son adornos! Los niños deben sentir el libro como algo cercano y accesible. No importa que aún no identifiquen las letras; comprenden los dibujos y la imaginación hace el resto.

En las edades que comprende este club los niños ya saben leer. Reconocen todas las letras y tienen cierta fluidez en la lectura. Se abandona la etapa del álbum ilustrado como “único” medio de acceso a la literatura y se comienza a leer historias enmarcadas en el formato del libro tradicional.

Los libros no muerden y, además, ¡no son adornos! Los niños deben sentir el libro como algo cercano y accesible. No importa que aún no identifiquen las letras; comprenden los dibujos y la imaginación hace el resto.

Los libros no muerden y, además, ¡no son adornos! Los niños deben sentir el libro como algo cercano y accesible. No importa que aún no identifiquen las letras; comprenden los dibujos y la imaginación hace el resto.