Espacios

El Alcázar de Toledo tiene sus orígenes en una fortaleza, construida en un lugar elevado sobre el Tajo por los romanos y modificada y adaptada por visigodos y árabes. El rey Alfonso VI, tras la conquista de la ciudad, fijó su residencia en ella mientras que Fernando III y Alfonso X consolidaron esta estructura defensiva.

La construcción medieval que aún puede verse en algunos grabados del siglo XVI fue convertida por Carlos I y Felipe II en el gran palacio renacentista que hoy conocemos, para lo cual contaron con la aportación sucesiva de los mejores arquitectos del momento: Alonso de Covarrubias, Juan de Herrera, Francisco de Villalpando, Diego de Alcántara y Juan Bautista Monegro.

El edificio fue destruido por un incendio durante la Guerra de Sucesión, hacia 1710. En 1771, Carlos III lo cede al Cardenal Lorenzana, que establece en él la Casa de Caridad. Sin embargo, el edificio vuelve a sufrir un nuevo desastre y es incendiado por las tropas de Napoleón en 1810. Por este motivo, será reedificado en 1882, momento en el que se instala la Academia General Militar. Pero de nuevo conoce la desgracia, y otro incendio lo destruye apenas siete años después. De nuevo será construido y dedicado al mismo fin de academia militar, hasta el asedio sufrido en la Guerra Civil. En las décadas posteriores a ésta, albergará el Museo del Asedio y el Gobierno Militar.

Desde que en 1998 la Biblioteca de Castilla-La Mancha abriera sus puertas, este edificio histórico adquirió su nueva condición de lugar de encuentro, comunicación y ocio gracias a la función cultural que hoy desempeña, y que se ha visto reforzada con la instalación del nuevo Museo del Ejército.

Hemeroteca

La Hemeroteca está situada en el torreón noroeste del Alcázar, junto a la Sala de Lectura. En la planta baja se encuentra el mostrador para atender las consultas de los usuarios sobre nuestros fondos hemerográficos. También están en libre disposición para los usuarios aproximadamente el último mes o mes y medio de la prensa diaria y algunas revistas de diferente temática. Además, este espacio también alberga el fondo profesional bibliotecario en libre acceso para nuestros usuarios.

Las plantas superiores del torreón se destinan a la conservación de los fondos de la Hemeroteca. En concreto, en este depósito se encuentran los periódicos del año en curso y el anterior y revistas desde el año 2000, aproximadamente. Los fondos de la Hemeroteca anteriores a estas fechas se conservan, según su tipología, en el depósito externo de la biblioteca o en los depósitos de la Sala de Castilla-La Mancha.

Además del torreón de la Hemeroteca existen otros dos espacios donde encontrar periódicos y revistas:

  • Sala de Lectura: en la zona más próxima a la Hemeroteca se exponen los periódicos del día y las revistas prestables, ordenadas alfabéticamente. Todos ellos pueden ser consultados libremente por los usuarios; para facilitar esta consulta existe una zona con sillones junto a los expositores
  • Acceso: en esta zona se encuentra un expositor con revistas seleccionadas por la Hemeroteca para que los usuarios puedan llevárselas en préstamo

Sala de Préstamo

La Sala de Préstamo está situada en el ala este del Alcázar. Alberga la mayor parte de la colección de libros, audiovisuales y otros materiales prestables destinadas al público adulto (mayores de 14 años). Cuenta con un mostrador donde se ofrece atención continuada a los usuarios a lo largo del horario de apertura de la biblioteca.

Además hay tres catálogos en línea que permiten consultar la disponibilidad de los fondos de nuestra biblioteca y del resto de la Red.

Este espacio se completa con el Mostrador de Información y Préstamo, situado en la entrada de la Biblioteca. En este lugar es donde se llevan a cabo los préstamos y las devoluciones de la colección para adultos y se solicita el carnet de socio de la biblioteca.

Sala de Lectura

Es una sala de gran presencia en la que todo está pensado para el lector. De corte clásico, al modo de las salas de lectura del siglo XIX, su decoración contribuye a crear un ambiente adecuado y cómodo para los usuarios. Está diseñada, sobre todo con criterios de funcionalidad. El techo se eleva seis metros de altura para disfrutar de la luminosidad que proporcionan los grandes ventanales. En las paredes se han establecido tres niveles diferentes de estanterías donde se ordenan los libros de consulta directa, con fácil acceso por medio de escaleras y corredores a lo largo de toda la sala.

Esta sala, verdadero punto de referencia de toda la Biblioteca, cuenta con 150 puestos de lectura, un espacio diferenciado para leer prensa y revistas de actualidad, un compartimento para trabajar en grupo y quince ordenadores de uso público con acceso a internet y aplicaciones de ofimática. Toda la Sala de Lectura es zona wifi.

La Sala de Lectura se sitúa al norte del edificio, ocupando toda una nave entre dos torreones. Con luminosidad cambiante a lo largo del día, a través de sus ventanas exteriores ofrece maravillosas vistas panorámicas de la ciudad y su entorno que son un complemento perfecto para un espacio de conocimento cultural.

Sala de Castilla-La Mancha

La Sala de Castilla-La Mancha está situada en el torreón sureste del Alcázar de Toledo. En ella se consulta la colección regional y local y la colección de fondo antiguo. Las impresionantes estanterías con que está dotada son del siglo XVIII y proceden de la Biblioteca Arzobispal que el Cardenal Lorenzana abrió en su Palacio en 1773 por mandato del rey Carlos III. Son de madera de nogal y están doradas con pan de oro. El resto del mobiliario data de los años 60 del siglo XX y se realizó a juego con las estanterías para la Biblioteca Pública de Toledo.

Por su orientación la sala cuenta con muy buena luminosidad y unas vistas privilegiadas que hacen agradable el trabajo o estudio en cualquiera de sus 32 puestos de lectura. En las estanterías, en libre acceso, se pueden encontrar libros de interés sobre la región de todas las materias. Hay asimismo un expositor con las novedades más recientes y un centro de interés permanente en el Enclave Joven con libros de temática regional y toledana destinados al préstamo. El resto de los fondos, la mayor parte, se conserva en depósitos y hay que solicitarlos al personal de la sala.