Display a printer-friendly version of this page.Display a PDF version of this page.

Los lectores recomiendan

Rama Burshtein
Producción: Israel, 2012

Llenar el vacío es una película israelí de 2012 con un exitoso recorrido por diversos festivales, entre los que destaca el Festival de Venecia y su Copa Volpi para la joven actriz protagonista Hadas Yaron.

La historia nos conduce hasta el más íntimo escenario doméstico de una familia judía ultraortodoxa. La inesperada muerte de la hermana de la protagonista cambiará por completo el destino de una joven que verá tambalear su futuro y el de su familia.

James Rhodes
Barcelona: Blackie Books, 2015

Puede que tengamos referencias de este libro por haber visto alguna noticia sobre el juicio que precedió a su publicación, o por las reseñas que han aparecido en los medios. Más allá de la polémica y el éxito, esta biografía es un ejercicio sincero de reconocimiento del dolor, una exploración de los límites en los que podemos llegar a vivir y del poder de la música ante un proceso de autodestrucción. Pero que nadie imagine un libro de autoayuda, ni de mantras sobre la curación a través de la música.

William Kotzwinkle
Barcelona: Navona, 2014

Esta novela tiene apenas noventa páginas, por eso no pueden darse muchos datos sobre la trama. Simplemente apuntar que es el acercamiento a un momento muy concreto en la vida de una joven pareja. Es el relato de la llegada del primer hijo de Diane y Laski. Un hecho tan importante en la vida abre la puerta a una narración profunda y sincera. No hay que despistarse con la brevedad del texto, la hondura de lo que se nos cuenta, la humanidad de los sentimientos y un estilo desprovisto de sensiblerías, hará que esta sea una de esas lecturas que dejan huella.

Haruki Murakami
Barcelona: Tusquets, 2011

En japonés, la letra q y el número 9 son homófonos, los dos se pronuncian kyu, de manera que 1Q84 es, sin serlo, 1984, una fecha de ecos orwellianos. Esa variación en la grafía refleja la sutil alteración del mundo en que habitan los personajes de esta novela, que es, también sin serlo, el Japón de 1984. En ese mundo en apariencia normal y reconocible se mueven Aomame, una mujer independiente, instructora en un gimnasio, y Tengo, un profesor de matemáticas.

Páginas