¿Dónde he puesto las gafas?

La pérdida de memoria por estrés es mucho más común de lo que pensamos. Ahora bien, este fallo cognitivo se vive a menudo con gran preocupación y ansiedad: olvidamos citas, conversaciones, nombres y hasta eso tan importante que teníamos que comprar. Nos cuesta retener información e incluso recuperar recuerdos ya consolidados.

Cerca del 80% de los pequeños fallos de memoria cotidianos es debido al estrés.

El cerebro es muy vulnerable a nuestro estilo de vida y, en concreto, al modo en que gestionamos nuestras preocupaciones y tensiones cotidianas.

A veces salimos del trabajo y llegamos a casa en “piloto automático”. Al cruzar el umbral de nuestro hogar nos llevamos las manos a la cabeza por el enfado y el asombro más absoluto ¿cómo se nos puede haber olvidado recoger a nuestro hijo de su clase de inglés? Bajamos corriendo y justo cuando llegamos al coche, nos damos cuenta de que no llevamos las llaves. El círculo agotador al que nos aboca tanto el estrés como la ansiedad es inmenso. Las situaciones surrealistas como esta son comunes, así como la sensación de que estamos perdiendo el control de nuestras vidas.

La pérdida de memoria por estrés puede alterar nuestra vida por completo. En caso de que no manejemos el problema de raíz, ese estrés intensificará aún más el problema hasta llegar a más esferas: nuestro estado de ánimo empeorará, nuestra motivación decaerá… Aprendamos por tanto a bajar el ritmo, a no querer ir más rápido que la vida. Nuestra salud es lo más importante. Os ofrecemos libros para ejercitar la memoria con juegos de ingenio, sudokus, otros para calmar el estrés desde la meditación y otras técnicas.

Se puede consultar la selección completa en el siguiente enlace >>

Consultar otras selecciones bibliográficas en el Catálogo de la Biblioteca: Bibliografías recomendadas > Centros de interés

Si lo prefieres, recuerda que puedes hacer uso del servicio Pide & Recoge, y te preparamos tu lote para que lo retires en préstamo.

Localización: Sala de Préstamo